Transporte Urbano

El ritmo de la ciudad es tan inexorable como el del reloj. Se hace necesario ir al compas que nos marca.Estar en el momento programado a la hora prevista para que nada pare o se retrase un solo minuto.